Prostatitis bacteriana crónica: ¿Qué es? Causas, síntomas y curas

Prostatitis bacteriana crónica: ¿Qué es? Causas, síntomas y curas

La prostatitis crónica de origen bacteriano, también conocida como tipo II, consiste en una forma inflamatoria de la glándula prostática cuya duración es bastante prolongada en el tiempo (al menos 3 meses).
Frente a la forma aguda, cuyas manifestaciones son más violentas pero más breves, la crónica suele aparecer gradualmente, pero se manifiesta con carácter persistente.

¿Qué es la prostatitis bacteriana crónica?

Es un trastorno con una incidencia muy elevada ya que, según estadísticas fiables, afecta a cerca del 20% de la población masculina adulta, al menos una vez en la vida.
Por lo general, es el resultado de una prostatitis bacteriana aguda que no ha sido tratada adecuadamente y que, por tanto, se ha desarrollado debido a la permanencia de las bacterias en la glándula.

El trastorno también puede estar causado por una cistitis recurrente, que en los hombres suele estar asociada a formas inflamatorias de la próstata, dada la contigüidad anatómica entre la glándula y la vejiga urinaria.
Tras la inflamación de los testículos y sus conductos excretores (epidídimo), la prostatitis crónica encuentra un caldo de cultivo ideal, ya que los gérmenes infectantes son los mismos.

Causas de la prostatitis bacteriana crónica

Además de la propagación de microorganismos patógenos procedentes del tracto urinario o genital, hay muchos otros factores desencadenantes que conducen a la aparición de la prostatitis bacteriana crónica.

Algunas patologías crónicas, como la diabetes o la insuficiencia renal, pueden contribuir a la aparición de la prostatitis bacteriana. También la deshidratación con pérdida excesiva de líquidos, por ejemplo como consecuencia de la sudoración o con la introducción insuficiente de agua, se considera sin duda un factor etiológico de la enfermedad.

Luego puede haber la presencia de anomalías anatómicas, como el estrechamiento de la uretra (estenosis uretral), responsable de un impedimento parcial en la emisión de orina. En este caso, se crea un estancamiento del líquido urinario que sirve de sustrato ideal para la proliferación de bacterias que pueden llegar a la próstata. La HBP (Hipertrofia Prostática Benigna) es una causa muy común de la enfermedad, ya que el aumento significativo del volumen de la glándula facilita la propagación de las bacterias.

El uso continuado de una sonda uretral (sondaje vesical) puede desencadenar procesos inflamatorios en la próstata que tienden a hacerse crónicos por causas mecánicas, representadas por la presencia de un cuerpo extraño en la próstata.

Síntomas de la prostatitis bacteriana crónica

A diferencia de la prostatitis aguda, en la que los síntomas aparecen de forma repentina y contundente, en las formas crónicas se observa un cuadro morboso gradual y no demasiado evidente.
Se trata de manifestaciones menos graves y, por lo tanto, más matizadas que, sin embargo, son bastante discriminantes; su principal característica es que aparecen y desaparecen cíclicamente, destacando períodos de aparente remisión intercalados con fases de empeoramiento.

En concreto, los síntomas más comunes de la prostatitis son:

  • dolor en la base del pene
  • dolor en la zona perineal
  • Dolor de espalda;
  • Necesidad de orinar
  • Necesidad de orinar durante la noche (nicturia);
  • Dificultad para orinar (estranguria);
  • producción de orina maloliente;
  • reducción del flujo de orina;
  • Dificultad para vaciar completamente la vejiga;
  • eyaculación dolorosa;
  • defecación dolorosa;
  • episodios febriles.

Se trata de signos bastante específicos, pero a menudo aparecen de forma intermitente, dando al paciente la impresión de haber superado la enfermedad, cuando en realidad las bacterias siguen en su cuerpo.

Tratamiento de la prostatitis bacteriana crónica

Tacto rectalPara establecer un plan de tratamiento correcto es necesario que el paciente tenga un diagnóstico determinado, que se obtiene de un examen urológico mediante un tacto rectal realizado por el especialista.
Normalmente se prescriben algunas pruebas, como un examen completo de la orina y el líquido prostático, un análisis de sangre serológico exhaustivo y, posiblemente, una ecografía transrectal. El tratamiento de elección ante una prostatitis bacteriana crónica son los antibióticos, precisamente porque los agentes infecciosos son bacterias.

La elección del medicamento puede ser de dos tipos: si es necesario intervenir urgentemente, se suelen utilizar preparados de amplio espectro, mientras que si es posible realizar todas las investigaciones, es preferible prescribir un antibiótico dirigido. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la glándula prostática es poco sensible a los medicamentos, por lo que la elección se limita principalmente a las quinolonas, que deben tomarse durante al menos 6-8 semanas de forma continuada.

enfermera de próstata de edad avanzadaA menudo se combina con antiinflamatorios, como los AINE, y con descongestionantes fitoterapéuticos especialmente eficaces. Es fundamental beber mucha agua (al menos 2 litros en 24 horas), evitar el alcohol, el café y el zumo de naranja. También es importante no sobreestimular la próstata evitando las relaciones sexuales y el ciclismo.

Las personas que padecen prostatitis crónica también deben extremar la prevención, cuidando su higiene íntima y tomando periódicamente complementos alimenticios, muy útiles para fortalecer la próstata como Prostatricum.

Qué es el Prostatricum

Gracias a numerosos estudios científicos que han confirmado su eficacia real, Prostatricum se ha confirmado como uno de los mejores suplementos dietéticos 100% naturales que existen actualmente en el mercado.
Es un producto basado en

Extracto de Saw Palmetto: cuyas bayas son extremadamente eficaces en el tratamiento de la atrofia testicular asociada a la inflamación de la próstata y, por tanto, a la producción de esperma. Esta planta también tiene propiedades afrodisíacas, ya conocidas por las poblaciones indígenas donde crece la palmera.

Extracto de Ginko Biloba: responsable de mejorar el funcionamiento del sistema circulatorio y, por tanto, la vascularización de la glándula prostática, que recibe así una mayor cantidad de oxígeno, combatiendo la impotencia masculina.

Extracto de equinácea: que combate las infecciones del tracto urinario, optimizando las condiciones orgánicas y mejorando la función de la próstata; esta planta también es capaz de reforzar la respuesta inmunitaria, haciendo que la glándula sea más reactiva frente a las agresiones bacterianas.

Zinc: responsable de controlar la producción de hormonas masculinas que supervisan el metabolismo de la próstata.

Prostatricum está disponible únicamente en la página web oficial, donde se puede hacer un pedido online para recibir el producto en casa en poco tiempo y sin gastos de envío.

PROSTATRICUM

IR A LA RESEÑA COMPLETA DE PROSTATRICUM: HAGA CLIC AQUÍ.

Deja una respuesta