Prostatitis bacteriana aguda: causas, síntomas y remedios

Prostatitis bacteriana aguda: causas, síntomas y remedios

Qué es la próstata

La próstata es un órgano de la esfera sexual masculina, conectado a la vejiga y la uretra. Tiene el tamaño de una castaña, pero desempeña un papel fundamental en la producción de líquido seminal y esperma, por lo que está directamente relacionado con la fertilidad masculina. Ocurre, sobre todo en personas de 35 años o más, que este órgano se inflama por diversos motivos, provocando una prostatitis.

Reconocer los síntomas en una fase temprana es fundamental para seguir las terapias adecuadas y evitar la inflamación crónica. La prostatitis puede ser de naturaleza bacteriana, aguda o crónica. En este artículo hablamos de la prostatitis bacteriana aguda.

Prostatitis bacteriana aguda: causas

La prostatitis bacteriana aguda es una inflamación de la glándula prostática, debida a un sobrecrecimiento bacteriano. Suele afectar a los hombres adultos sexualmente activos de 35 años o más y también puede afectar a los conductos deferentes, las vesículas seminales y los testículos. Situado entre la uretra y la vejiga, su función principal consiste en la producción de líquido prostático estimulado durante la eyaculación, que transporta junto con el semen a la uretra; el bienestar del líquido seminal depende de su estado de salud.

La prostatitis aguda suele ser de origen bacteriano, causada por gérmenes y bacterias presentes en las vías urinarias o el sistema intestinal, que suben a la uretra e infectan la glándula prostática. Mantener la glándula prostática sana es esencial para prevenir muchos trastornos y problemas sexuales relacionados, como la eyaculación precoz y la disfunción eréctil.

Las relaciones sexuales también pueden ser la causa de la transmisión de la infección. La prostatitis bacteriana aguda es una enfermedad de transmisión sexual y puede transmitirse durante las relaciones sexuales ocasionales o con parejas que ya tienen la infección. La prostatitis bacteriana aguda también puede ser desencadenada por una mala higiene personal. De hecho, siempre es aconsejable utilizar un detergente suave y una toalla personal para evitar la transmisión de gérmenes e infecciones.

Prostatitis bacteriana aguda: diagnóstico

Una higiene personal adecuada y una dieta saludable son factores preventivos a los que debe prestarse especial atención. Por ello, es conveniente no subestimar los síntomas y realizar las pruebas de detección en una fase temprana, de este modo la recuperación será rápida y se evitará que la inflamación se vuelva crónica, mucho más difícil de tratar.
De hecho, muchos hombres acuden al especialista cuando la infección ya está instalada, subestimando los síntomas por vergüenza.

Un diagnóstico tardío puede ser a veces el responsable de la prostatitis crónica. El diagnóstico lo realiza un médico especialista mediante un examen rectal, un examen microscópico y una prueba de cultivo de una muestra de orina tomada antes y después del masaje prostático.

Prostatitis inflamatoria asintomática: ¿cómo tratarla?

¿Cuáles son los síntomas de la prostatitis bacteriana aguda?

Los síntomas varían y cambian de un sujeto a otro en función del grado de infección. Los primeros síntomas de la prostatitis se refieren al dolor en el suelo pélvico y al dolor al orinar. Hay una sensación de pesadez en el bajo vientre con dolor que a veces llega también al periné anal y a la espalda, la micción se hace cada vez más frecuente y bastante dolorosa con la presencia a veces de pérdidas de sangre.
Cuando empiece a experimentar estos problemas, la infección ya está en marcha y debe acudir rápidamente a su médico.

La prostatitis bacteriana aguda también afecta negativamente a la esfera sexual, provocando infertilidad, eyaculación precoz y disfunción eréctil. También pueden aparecer dolores en la zona lumbar y musculoesquelética, además de la zona genital. La fase más aguda de la infección bacteriana puede manifestarse con fiebre alta, escalofríos y micción frecuente, especialmente por la noche, lo que requiere un diagnóstico y tratamiento tempranos.

Remedios eficaces y consejos útiles

La prostatitis bacteriana aguda requiere un tratamiento farmacológico con antibióticos y antiinflamatorios para eliminar las bacterias en circulación y calmar las desagradables molestias. Es el médico especialista quien, en base a la evaluación realizada, recomendará la terapia adecuada a seguir así como algunos pequeños consejos para acelerar el proceso de curación. Algunos gérmenes y bacterias responsables de la prostatitis son resistentes a los antibióticos tomados por vía oral, en estos casos el médico recomendará el ingreso en un hospital, para poder realizar una administración intravenosa, rápida y dirigida.

Además de la terapia médica, el especialista le aconsejará que siga algunos pasos para acelerar la curación.

El cuidado de la dieta es esencial para reducir los estados inflamatorios y dolorosos. Evite los alimentos picantes, como las guindillas y las especias, que podrían empeorar la situación, ya que son ricos en sal. El buen funcionamiento del sistema intestinal es, de hecho, esencial para calmar el dolor del bajo vientre, las frutas, las verduras y los cereales son los alimentos recomendados para facilitar el vaciado diario y no lastrar la zona inflamada. Hidrátate lo suficiente con agua natural e infusiones relajantes, útiles para la relajación muscular, o infusiones con jengibre para reducir la inflamación. Evite las relaciones sexuales, pueden ser dolorosas e insatisfactorias y puede contagiar a su pareja.

>LEE TAMBIÉN: Próstata inflamada: ¿cómo intervenir?

Suplemento natural Prostatricum

Como complemento al tratamiento farmacológico, el especialista puede recomendar la toma de un suplemento dietético, como Prostatricum, útil para acelerar la curación y promover el bienestar físico de todo el organismo.

PROSTATRICUM

Consultar Prostatricum (haga clic aquí)

Deja una respuesta