Hipertrofia prostática benigna: ¿Qué es y cómo tratarla?

Hipertrofia prostática benigna: ¿Qué es y cómo tratarla?

La hipertrofia benigna de próstata (HBP) se considera una de las enfermedades más comunes en los hombres mayores de 45 años. Se trata de un adenoma de la glándula prostática que provoca un aumento de su volumen. Más del 50% de los hombres en edad adulta o avanzada, pero también los jóvenes pueden sufrir este trastorno que, si se descuida, provoca dolor y graves consecuencias en el aparato urinario y genital.

En realidad, la hipertrofia prostática benigna (también conocida como adenoma prostático) se denomina comúnmente y de forma errónea así, pero su verdadero nombre es hiperplasia prostática benigna (HPB o agrandamiento benigno de la próstata). El aumento de volumen que provoca este trastorno no se debe a una hipertrofia sino a una hiperplasia de la glándula.

¿Qué es la próstata y dónde se encuentra?

Desde el punto de vista anatómico, la próstata es una pequeña estructura que se apoya en el extremo de la vejiga y rodea completamente la uretra.

Su forma se asemeja a la de una castaña, con la base hacia arriba (vejiga) y el ápice hacia abajo (pene). Cuando se produce una hipertrofia benigna de próstata (HBP), y por tanto la uretra se estrecha, como resultado la vejiga tiene que trabajar más para intentar deshacerse de la orina estancada. Con el tiempo, la pared de la vejiga pierde su eficacia y puede dar lugar a divertículos de diversos tamaños.

Además, la dificultad para expulsar la orina puede favorecer la formación de cálculos debido al estancamiento de sustancias de desecho en la vejiga.

¿Qué es la hipertrofia prostática benigna?

Hemos visto cómo la prostatitis afecta a un gran número de hombres de todas las edades, desde niños pequeños (prostatitis juvenil) hasta ancianos. La edad es uno de los factores que más puede influir en la aparición de este trastorno y en la inflamación de la próstata.

De hecho, con la edad, la parte central de la glándula prostática tiende a agrandarse debido a una proliferación progresiva de células y puede llegar a triplicar su volumen normal. Esta condición depende del aumento de la concentración de estrógenos que actúan sobre la parte muscular de este órgano, que está dotado de un gran número de receptores hormonales.

Se trata de un trastorno benigno que, por lo tanto, no degenera en formaciones neoplásicas (neoplasia maligna), pero que, sin embargo, puede tener consecuencias bastante invalidantes. De hecho, el aumento del volumen de la próstata tiende a estrechar cada vez más el canal uretral, que desemboca en la vejiga y termina en el vértice del pene.

Diferencia entre hipertrofia e hiperplasia

Hemos visto que el nombre correcto de este trastorno no es hipertrofia sino hiperplasia prostática benigna, ya que el agrandamiento con aumento de volumen e inflamación de la próstata se debe a la hiperplasia. Analicemos, pues, el significado de ambos términos:

  • Hipertrofia: este término indica el aumento de volumen de las células individuales que componen un órgano determinado, manteniendo inalterado el número de las mismas;
  • Hiperplasia: en este caso las células siguen siendo más o menos las mismas pero lo que cambia no es su tamaño sino su número.

¿Cuáles son los síntomas de la hipertrofia benigna de próstata?

micciónEl síntoma más característico de este trastorno es la disminución del chorro de orina, que es poco potente y eficaz. Además, es posible notar una dificultad para iniciar la micción y una tendencia a orinar con más frecuencia de lo normal, especialmente por la noche, y en los casos más graves la orina se mezcla con sangre.

El tenesmo urinario suele provocar la salida involuntaria de algunas gotas de orina, lo que se asocia a la sensación de no haber vaciado la vejiga por completo. A pesar de la presencia de un estímulo muy fuerte, el sujeto emite un flujo intermitente, con fases de suspensión que tienden a hacerse cada vez más largas.

Otro síntoma característico está representado por el goteo al final de la micción, que en casos severos puede llegar a verdaderos fenómenos de incontinencia. Cuando, por el contrario, existe una incapacidad para orinar que tiende a agravarse con el tiempo, suele ser necesario introducir una sonda para vaciar la vejiga.

¿Cómo se diagnostica la hipertrofia benigna de próstata?

El diagnóstico de la hipertrofia benigna de próstata se realiza principalmente mediante el tacto rectal, a través del cual el urólogo puede ver el tamaño más o menos aumentado de esta glándula.
También se recomienda realizar algunas pruebas diagnósticas como el dosaje de PSA (antígeno prostático específico) en la sangre.
Se trata de una prueba discriminatoria para establecer si el paciente está afectado por un adenoma de próstata o un carcinoma; en este último caso, de hecho, el valor del PSA aumenta considerablemente.

Otra investigación clínica especialmente útil es la ecografía prostática transrectal, mediante la cual es posible ver la forma y el tamaño de la próstata. El análisis comparativo de los análisis de sangre, la ecografía transrectal y el examen urológico puede proporcionar una imagen completa de la situación y, por tanto, diagnosticar la presencia de una hipertrofia benigna de próstata.

¿Cuáles son las causas de la hipertrofia benigna de próstata?

La causa principal de esta enfermedad está relacionada con el envejecimiento: basta pensar que después de los ochenta años dos de cada tres pacientes (75%) están afectados por la hipertrofia benigna de próstata.

Otro factor etiológico muy importante es el de los antecedentes familiares. De hecho, en una misma familia es bastante frecuente que los parientes consanguíneos padezcan esta enfermedad.
También parece que el estilo de vida puede favorecer la aparición del trastorno; de hecho, las personas con sobrepeso, las que tienen hábitos sedentarios y las que comen alimentos especialmente grasos son más propensas a desarrollar dicha enfermedad. En definitiva, el estrés, una dieta inadecuada y el abuso de alcohol y tabaco son también causas de la aparición de este trastorno perjudicial para el sistema urinario.

¿Cuál es la mejor prevención para la HBP?

La mejor prevención para la hipertrofia benigna de próstata es tener un estilo de vida saludable, realizar una actividad física constante y comer de forma equilibrada y sana. Hay algunos alimentos que están contraindicados para los enfermos de HBP, como el café, el chocolate y algunas especias como los Chiles

Un estilo de vida sedentario y el sobrepeso son factores que predisponen al desarrollo de la enfermedad. No toda la actividad deportiva es buena para la próstata: por ejemplo, el ciclismo continuo puede provocar la inflamación de la glándula y, por tanto, su aumento de volumen.

Cuáles son los remedios para la hipertrofia benigna de próstata

Hipertrofia benigna de próstata en la tercera edadEn el caso de la HBP leve (de primer grado), el trastorno suele tratarse con un tratamiento farmacológico basado en principios activos que inhiben la activación de la testosterona. Esta categoría de fármacos (por ejemplo, la finasterida) puede combinarse con relajantes musculares como los alfa-líticos para mejorar la función de la glándula.

También existen numerosos preparados fitoterapéuticos que contienen extractos vegetales de Serenoa repens, ortiga y semillas de calabaza, cuya acción es descongestionar la glándula, limitando el aumento de volumen.

Hay que recordar que la hipertrofia prostática en sí misma no es peligrosa, ya que no deriva de la proliferación de células malignas, pero puede ser extremadamente perjudicial porque al impedir el flujo urinario regular contribuye a la dilatación de la pared de la vejiga, lo que en algunos casos puede afectar también a la función renal.

Cuando la HBP es moderada o grave, normalmente el urólogo se orienta hacia la cirugía, que utiliza el método endoscópico o la RTUP (resección transuretral de la próstata). Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo que no requiere ninguna incisión, sino que utiliza una sonda endoscópica que penetra a través del canal uretral.

Sólo si la próstata ha alcanzado un tamaño que imposibilita la realización de la RTUP, el urólogo puede decidirse por una operación abierta.

MEJOR SUPLEMENTO PARA EL TRATAMIENTO DE LA PROSTATITIS:

Ir a la reseña completa de Prostatricum (haga clic aquí)

PROSTATRICUM

Haga su pedido en el sitio web oficial con un 50% de DESCUENTO

Deja una respuesta