Espermiograma: qué es y para qué sirve

Espermiograma: qué es y para qué sirve

Qué es el espermiograma

El espermiograma es una prueba que se realiza para analizar y verificar la calidad del líquido seminal y de los espermatozoides, observando su forma, número y movilidad, con el fin de evaluar la fertilidad masculina. Este examen, que consiste en el análisis de los espermatozoides expulsados durante la eyaculación, se realiza en el laboratorio y se basa en la recogida de espermatozoides obtenidos mediante masturbación tras un periodo de abstinencia de relaciones sexuales.

En concreto, se verifican las siguientes características:

CARACTERÍSTICAS QUÍMICO-FÍSICAS:

Color y apariencia

Volumen

pH

Fluidificación

Viscosidad

Presencia de productos químicos

CARACTERÍSTICAS MICROSCÓPICAS

Concentración de esperma

Motilidad de los espermatozoides

Morfología de los espermatozoides

Presencia de otras células.

¿Para qué sirve el espermiograma?

El espermatozoide es la célula reproductora masculina cuya producción tiene lugar en los testículos. Durante el coito, gracias también a la acción del líquido seminal producido en la próstata, se deposita en la vagina. Aquí comienza su viaje en busca del óvulo para ser fecundado. Gracias al flagelo, la parte que parece una pequeña cola, el espermatozoide puede moverse hasta llegar al ovocito. Gracias al espermiograma, podemos averiguar cuáles son los problemas que conducen al fracaso de este viaje, es decir, al fracaso de la concepción.

El análisis del semen sirve, por tanto, para revelar ciertas anomalías, para determinar si la infertilidad es temporal y se debe, por ejemplo, a un estado de enfermedad, fiebre o permanente. Gracias al espermiograma es posible comprobar tanto el número de espermatozoides (en particular, la cantidad exacta de espermatozoides sanos) como la movilidad y la forma de los mismos. El examen también proporciona información útil sobre la

el valor del pH de los espermatozoides,

viscosidad,

colonización bacteriana del líquido seminal.

La prueba también es útil para verificar la ausencia de espermatozoides en el eyaculado de los hombres que se han sometido a una vasectomía, es decir, la operación quirúrgica de esterilización masculina que consiste en la resección de los conductos espermáticos. El diagnóstico definitivo se realiza tras un mínimo de dos exámenes que indican los mismos resultados.

Las causas de la infertilidad masculina

Hablamos de infertilidad cuando, en ausencia de métodos anticonceptivos y a pesar de mantener relaciones sexuales frecuentes y regulares durante un periodo de al menos dos años, una pareja no puede concebir un hijo. Según estimaciones recientes, la mitad de los casos de infertilidad se deben al hombre. Las causas de este problema son numerosas.

Una de las más comunes es un defecto en la espermatogénesis o una anomalía en la producción de esperma. La falta de concepción puede deberse a una obstrucción o deformación de los canales espermáticos o a infecciones crónicas como la prostatitis, que también es responsable de la disfunción eréctil y la eyaculación precoz. El cuadro se completa con la presencia de un varicocele importante, algunas disfunciones hormonales, carencias nutricionales graves y ciertos tratamientos farmacológicos.

El procedimiento diagnóstico necesario para realizar un diagnóstico de infertilidad masculina es el espermiograma, una prueba fundamental para proporcionar información sobre la calidad de los espermatozoides y, por tanto, la fertilidad del paciente.

PRODUCTO RECOMENDADO:

Aumenta la cantidad de líquido seminal

Mejora la erección

Estimula la libido.

Semaxin

>LEA TAMBIÉN: ¿Problemas de erección? 5 remedios eficaces

¿Cómo se obtiene la muestra de esperma?

Para realizar un diagnóstico riguroso y preciso, el espermiograma debe realizarse respetando una serie de parámetros muy precisos. Aunque las indicaciones pueden variar de un laboratorio a otro, en general se aconseja realizar el análisis tras un periodo de tres a cinco días de abstinencia sexual. La recogida del eyaculado debe realizarse preferentemente en el laboratorio y debe hacerse después de orinar y de haberse limpiado cuidadosamente las manos y el glande.

El protocolo higiénico también prevé que el semen se recoja en un recipiente estéril en una sala preparada para ello. La muestra, recogida mediante la masturbación, se envía al laboratorio para su análisis. En caso de que la muestra de esperma se recoja en casa, el recipiente debe ser entregado al laboratorio lo antes posible, evitando cualquier variación de temperatura.

Espermiograma y cultivo de esperma: ¿cuáles son las diferencias?

La próstata es un órgano (glándula prostática) situado bajo la vejiga y rodeado por la uretra, que forma parte del aparato genital masculino. La función principal de este órgano es precisamente la formación de líquido seminal que luego determina la fertilidad del sujeto. Cuando la próstata tiende a hincharse o inflamarse, se denomina prostatitis y debe tratarse.

Existen pruebas específicas para diagnosticar el trastorno y entre ellas está el espermiocultivo que se utiliza para conocer si hay bacterias que puedan causar inflamación. Así, mientras que el espermiograma se utiliza para conocer la calidad real de los espermatozoides a efectos de fertilidad, el espermiocultivo se utiliza para ver la presencia de bacterias en el líquido seminal.

Otras pruebas específicas para analizar la salud de la próstata son:

urinocultura

examen de orina

hisopo uretral

ecografía pélvica.

Espermiograma: los parámetros de referencia

El técnico de laboratorio, para crear el espermiograma, debe referirse a una serie de criterios específicos como:

Color: Los espermatozoides, en condiciones normales, se caracterizan por un color que pasa a ser blanco turbio. Si la eyaculación tiene restos de color marrón indica la presencia de sangre, si se vuelve amarilla significa que el hombre sufre una infección como, por ejemplo, una prostatitis bacteriana;

Olor: La verificación olfativa de la muestra recogida podría poner de manifiesto la presencia de una infección a menudo oculta;

Ph: Un esperma sano y en forma suele tener un ph entre 7,2 y 8.

Volumen: Según los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud, el volumen de la eyaculación debe ser superior a 1,5 milímetros;

Número: La eyaculación total debe contener más de 39 millones de espermatozoides.

Viabilidad: Al menos el 58% de los espermatozoides deben estar vivos. Este parámetro se suele comprobar con la ayuda de un colorante que se absorbe sólo de los espermatozoides muertos o inactivos;

Forma: A estos parámetros hay que añadir la comprobación de la viscosidad y el recuento de glóbulos blancos presentes en el eyaculado. Es especialmente importante la investigación de la movilidad de los espermatozoides, que no sólo deben estar vivos sino también ser móviles. Según las directrices, al menos el 40% de ellos debe ser móvil y el 32% debe tener la capacidad de avanzar.

La forma es otro elemento clave en el diagnóstico de la infertilidad. Al menos el 4% de los espermatozoides del eyaculado deben tener la forma anatómica clásica, es decir, deben estar formados por una cabeza ovalada regular, un cuerpo central más estrecho y, finalmente, la cola necesaria para moverse.

¿Cuáles son los valores del espermiograma?

El espermiograma puede generar los siguientes valores, que deben ser evaluados por un médico especialista (urólogo y andrólogo):

normozoospermia: el eyaculado está en el rango normal;

Azoospermia: ausencia total de espermatozoides en el líquido seminal;

oligozoospermia: concentración de espermatozoides inferior a la normal en el líquido seminal;

astenozoospermia: motilidad de los espermatozoides por debajo de lo normal;

oligoastenozoospermia: concentración y movilidad de los espermatozoides inferior a la normal;

teratozoospermia: espermatozoides con morfología alterada en número superior a los valores de referencia;

oligoastenozoospermia: los espermatozoides presentan una alteración de todos los parámetros y variables de referencia;

Criptozoospermia: ausencia de espermatozoides en el eyaculado pero presencia de los mismos en el centrifugado;

Hipoposia: reducción del volumen de líquido seminal.

Test de esperma: cómo interpretar los resultados

Si el análisis de los espermatozoides no muestra ninguna anomalía y los valores están dentro de las tablas establecidas por la OMS, el hombre se considera fértil. Si, por el contrario, no se alcanzan algunos parámetros, se sientan las bases para la sospecha de infertilidad que, sin embargo, debe ser confirmada por al menos dos espermiogramas con los mismos resultados.

Los resultados negativos, sin embargo, no deben alarmarnos demasiado. De hecho, el primer dato que pone de manifiesto el análisis de los espermatozoides es una indicación objetiva de la calidad subóptima de los mismos. Este hecho puede depender de una serie de factores que pueden provocar dificultades temporales para concebir un hijo.

Desde este punto de vista, el espermiograma es una investigación extremadamente importante para conocer el estado de salud de una persona, ya que puede revelar, entre otras cosas, una inflamación de los órganos genitales o urinarios (Prostatitis), a menudo oculta, que puede resolverse fácilmente tomando medicamentos o complementos alimenticios especialmente formulados.

SUPLEMENTO RECOMENDADO PARA TRATAR LA PROSTATITIS

Reseña completa de Prostatricum Plus (haga clic aquí).

Prostatricum Plus

Deja una respuesta