¿Es el ajo bueno o malo para la próstata?

¿Es el ajo bueno o malo para la próstata?

La próstata y el ajo: ¿es realmente bueno para usted?

La nutrición desempeña un papel fundamental en el control y el bienestar de todo el organismo, especialmente de sus partes más delicadas. Entre estas últimas, se encuentra sin duda la próstata, una glándula masculina muy delicada e importante, muy gruesa y sujeta a infecciones, irritaciones e inflamaciones. Precisamente por este motivo, sobre todo si se padecen enfermedades relacionadas con la próstata, será importante controlar cuidadosamente la dieta y preferir el consumo de ciertos alimentos a otros.

Uno de los alimentos más discutidos en relación con la salud de la próstata es sin duda el ajo. El ajo siempre ha sido un ingrediente clave en la cocina italiana, su origen es muy antiguo y se utiliza para dar sabor a los platos y preparar deliciosas comidas. Sin embargo, el ajo no sólo es un alimento delicioso que sirve para hacer más sabrosos los platos, sino que también es un elemento muy popular utilizado en la medicina popular tradicional. En este artículo, vamos a saber más sobre si el ajo es bueno para la próstata, y cuáles son sus principales características.

Las principales características del ajo

El ajo es una planta cuyo principal elemento contenido en ella es definitivamente la alicina, es decir, el compuesto responsable del mal olor relacionado con él, y que se hace inactivo tras su cocción. Por esta razón, la cocción del ajo reducirá en gran medida su olor, haciéndolo más delicado en comparación con su consumo en crudo: lo mismo ocurre con su sabor, es decir, al cocinarlo se puede disfrutar de su tipo de sabor apetitoso, en comparación con un consumo mucho más agrio y malo en crudo.

A pesar de ello, lo cierto es que los principios activos beneficiosos del ajo pueden absorberse principalmente cuando está crudo, ayudando a realizar la mayoría de las actividades fisiológicas. El ajo también forma parte de los alimentos utilizados en la medicina china, ya que es rico en propiedades antihipertensivas, antibacterianas y antifúngicas, así como en una potente acción antioxidante.

Los beneficios del ajo para la próstata

Lo que hace que el ajo sea un elemento importante a tomar para la salud de la próstata son sin duda todos los ingredientes activos que están presentes en él, ya que también tienen un importante efecto antibiótico. Ya en la antigüedad, el ajo se utilizaba para tratar muchas infecciones, incluidas las relacionadas con la próstata. Su propiedad antibiótica también es capaz de curar muchos tipos de infecciones bacterianas, obteniendo además un importante efecto positivo sobre la digestión, restaurando toda la flora bacteriana, reduciendo al mismo tiempo la presión arterial, el colesterol y el sistema respiratorio.

Otra propiedad importante es la inmunoestimulante, ya que aumenta las defensas inmunitarias mejorando la salud general del organismo. A diferencia de la ingesta farmacológica de antibióticos, la ingesta de ajo no es sensibilizante, lo que implica que se puede tomar a diario disfrutando de sus beneficios en todo momento. De hecho, son muchos los médicos que recomiendan la ingesta de ajo, sobre todo después de las terapias farmacológicas a base de antibióticos, para restablecer la flora bacteriana de forma oportuna.

 LEE TAMBIÉN: Dieta para la prostatitis: qué comer y qué no

Por qué el ajo es bueno para la próstata

El consumo de ajo está especialmente recomendado como elemento preventivo para la próstata, además de favorecer el propio tratamiento de enfermedades como la prostatitis o que se enfrenten a infecciones de tipo bacteriano en las vías urinarias. Su condición de importante antibiótico natural lo convierte en un alimento a explotar precisamente para reducir las infecciones, así como para mejorar en general toda la salud del organismo. Su consumo puede ser directamente consumiendo pequeñas porciones diarias, o tomarlo a través de suplementos dietéticos específicos. La ingesta de ajo puede ser regulada por el médico encargado del tratamiento, que seguramente podrá aconsejarle sobre la mejor forma de tomarlo, según el caso y la patología.

Formas de tomar el ajo

No siempre es fácil tomar el ajo en crudo, y por eso hay diferentes soluciones en el mercado para poder tomar todos sus beneficios: por ejemplo, hay muchos preparados que son capaces de contener todos sus principales principios activos. Será importante, sin embargo, comprobar los niveles de alicina presentes en ellos, ya que es precisamente esta última la que tiene un efecto beneficioso para la salud. La dosis debe evaluarse caso por caso, ya que el ajo no está exento de efectos secundarios, como náuseas, diarrea y, en algunos casos, incluso irritación del estómago.

En general, la dosis diaria recomendada es de un máximo de 10 gramos al día y, si se utiliza principalmente como medida preventiva, se puede prolongar su consumo diario durante al menos tres semanas, que luego deberá tener necesariamente un parón de otras dos para no adiccionar demasiado al organismo: el consumo de ajo, aunque sea bueno para usted, debe ser moderado y cuidadosamente controlado.

 LEE TAMBIÉN: Remedios naturales para tratar la prostatitis

Suplementos dietéticos recomendados

Estos son los mejores suplementos naturales que pueden curar y remediar los problemas relacionados con el mal funcionamiento de la próstata.

Prostatricum

  • El remedio número 1 para las enfermedades de la próstata

  • Elimina los procesos inflamatorios

  • Normaliza la micción

  • Restaura la función eréctil

Prostatricum Active

  • Totalmente natural

  • Normaliza la micción

  • Elimina las causas de la prostatitis

  • Reduce los síntomas dolorosos

Prostatricum Plus

  • Remedio natural para la prostatitis

  • Reduce la inflamación

  • Eficaz para la prostatitis crónica

  • Ingredientes naturales

Deja una respuesta