¿Disfunción eréctil o impotencia? Causas, síntomas y tratamiento

¿Disfunción eréctil o impotencia? Causas, síntomas y tratamiento

Cuando hablamos de disfunción eréctil nos referimos a la incapacidad de mantener una erección durante el tiempo suficiente para permitir una relación sexual normal. También conocida con el término de impotencia, la disfunción eréctil es bastante común en los hombres mayores de 40 años: en Italia, más del 13% de la población masculina adulta la padece, con casi 4 millones de italianos.

Aunque a veces tener problemas para mantener una erección es completamente normal, se convierte en un problema grave cuando ocurre con frecuencia. Acudir al médico con este problema puede ser embarazoso, pero hoy en día existen terapias que pueden intervenir eficazmente para resolverlo. En este artículo vamos a profundizar en qué es la disfunción eréctil, cuáles son los principales síntomas, las causas relacionadas, el diagnóstico y las posibles terapias a seguir.

Qué es la disfunción eréctil

La disfunción eréctil, como su nombre indica, es una disfunción del pene que provoca dificultades para obtener y mantener una erección adecuada para lograr una relación sexual satisfactoria. Sin embargo, además del trastorno propiamente dicho, la disfunción eréctil o la impotencia también pueden ser una señal de alarma que no debe subestimarse y que podría indicar la presencia de otros problemas o enfermedades, muy a menudo relacionados con el sistema cardiovascular o la próstata. Muy a menudo los que sufren de prostatitis tienen problemas relacionados con la disfunción eréctil.

Por lo tanto, es importante no subestimar la presencia de una disfunción eréctil y consultar al médico sin sentirse avergonzado. La impotencia también tiene un efecto negativo en el aspecto psicológico y entonces compromete las relaciones con la pareja. El sexo es un componente muy importante y fundamental en la vida de la pareja y para la propia salud; de hecho, es la causa del fin de muchas relaciones.

>LEE TAMBIÉN: Remedios naturales para tratar la prostatitis

¿Cuáles son los síntomas de la disfunción eréctil?

Los principales síntomas de la disfunción eréctil son, como ya hemos mencionado, la dificultad para poder conseguir una erección del pene, y también la dificultad para poder mantenerla durante el tiempo necesario del acto sexual. No existe una correlación entre la disfunción eréctil y la disminución del deseo sexual: por lo tanto, podría ocurrir con o sin este aspecto. Otros síntomas relacionados pueden ser otro tipo de trastornos relacionados con la esfera íntima, como la aneyaculación, la eyaculación retardada o la eyaculación precoz, sin olvidar la presencia de enfermedades previas, como problemas de salud, enfermedades cardíacas, diabetes y otras enfermedades que aparentemente no podrían estar directamente relacionadas con la impotencia.

 LEE TAMBIÉN: ¿Problemas de erección? 5 remedios eficaces

¿Cuáles son las causas de la disfunción eréctil?

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser dos, y por eso mismo será importante un diagnóstico cuidadoso por parte de su médico para poder determinarlas y elegir, posteriormente, la mejor estrategia para poder solucionarlo.

La disfunción eréctil, de hecho, puede estar relacionada con un problema de:

los nervios,
hormonas,
cerebro,
los vasos sanguíneos,
músculos.

El estrés también puede desempeñar un papel fundamental en la causa de la disfunción eréctil y, al mismo tiempo, puede hacer que se agrave aún más. Por lo tanto, la impotencia puede estar causada tanto por problemas físicos como psicológicos. Las principales causas físicas de la disfunción eréctil son las enfermedades cardíacas, el tabaquismo, la medicación, los problemas metabólicos, la diabetes, la obesidad, los trastornos del sueño, el cáncer y la cirugía. Por otro lado, las causas psicológicas se deben principalmente a la presencia de ansiedad, depresión, estrés y problemas en la pareja.

Diagnóstico de la disfunción eréctil

El diagnóstico de la disfunción eréctil debe ser realizado por un andrólogo especialista, analizando la historia clínica y la anamnesis general del paciente, tanto física como psicológica. Si el médico sospecha que la impotencia se debe a causas que pueden remontarse a otras patologías, será importante prescribir las pruebas necesarias o las visitas al especialista para poder identificarlas.

Generalmente, el diagnóstico de la disfunción eréctil se realiza a través de una exploración física, con un examen completo de los genitales masculinos, luego se prescriben análisis de sangre para poder excluir cualquier enfermedad, análisis de orina para poder detectar la presencia de diabetes o problemas de salud, una prueba Doppler, para poder detectar problemas en los vasos sanguíneos y, finalmente, un examen psicológico para detectar cualquier causa psicológica.

Terapia para la disfunción eréctil

Después de comprobar que el problema es efectivamente la disfunción eréctil, y sus causas que la han activado, será necesario identificar la terapia adecuada para poder solucionarlo con prontitud, teniendo en cuenta todas las cuestiones relacionadas con el paciente. Hay varios tratamientos que se pueden aplicar, pero sopesando cuidadosamente los beneficios y los contras de cada terapia. Por ejemplo, hay muchos medicamentos en el mercado que pueden combatir la impotencia, pero pueden tener algunos efectos secundarios, como dolor, dolores de cabeza, malestar estomacal y enrojecimiento de la piel.

Además de los fármacos, también existen diferentes tratamientos, como el uso de bombas de pene, que pueden atraer la sangre necesaria para la erección, o las prótesis de pene, que son dispositivos especiales que pueden implantarse quirúrgicamente en los lados del pene, facilitando así la erección.

Además de las terapias, un estilo de vida saludable también puede tener un efecto positivo en la resolución de la disfunción eréctil, realizando actividad física con regularidad, utilizando algunas medicinas alternativas como suplementos dietéticos o compuestos de hierbas, sin dejar de lado, por supuesto, una ayuda psicológica, especialmente para aquellos que sufren de ansiedad y estrés.

También es posible prevenir la aparición de la disfunción eréctil cooperando activamente con las prescripciones de su médico, manteniendo un estilo de vida saludable y posiblemente excluyendo los malos hábitos (como el abuso de alcohol y el tabaquismo), reduciendo la ansiedad y el estrés realizando actividad física o pidiendo apoyo psicológico en los periodos más complejos y, finalmente, manteniendo bajo control todos los síntomas para excluir cualquier problema relacionado.

SUPLEMENTO RECOMENDADO PARA LA IMPOTENCIA
Lea la reseña de Eretron Aktiv (haga clic aquí)

Eretron Aktiv

PEDIR EN EL SITIO WEB OFICIAL
50% DE DESCUENTO

Deja una respuesta