Cómo reconocer y tratar la prostatitis

Cómo reconocer y tratar la prostatitis

La prostatitis es una forma inflamatoria de la glándula prostática, que es el órgano sexual masculino situado debajo de la vejiga urinaria y responsable de la producción de un componente del líquido espermático.
En presencia de este trastorno, la próstata no se agranda, como ocurre en la HBP (hipertrofia prostática benigna), sino que sólo se inflama.

¿Qué es la prostatitis?

Esta inflamación glandular se ha clasificado en cuatro categorías, que son

Prostatitis bacteriana aguda de tipo I;
Prostatitis bacteriana crónica de tipo II;
Prostatitis crónica no bacteriana de tipo III;
Prostatitis asintomática de tipo IV.
Para reconocer con certeza qué tipo de prostatitis presenta el paciente es necesario realizar una serie de pruebas, entre las que se incluyen un análisis completo de sangre y orina, un análisis del esperma y del líquido prostático y una ecografía prostática transrectal.

El diagnóstico de este trastorno se basa en la observación de los síntomas que, en el caso de los tipos I, II y III, se apoya en manifestaciones como la dificultad para orinar, el dolor rectal e inguinal, así como la eyaculación dolorosa.
En cambio, el tipo IV, que no presenta síntomas, se descarta.

La próstata produce una secreción llamada líquido prostático que, mezclada con la producida por las vesículas seminales y los espermatozoides, constituye el propio esperma. El líquido prostático es indispensable para mantener vivos los espermatozoides, ya que les ofrece alimento y protección y también mejora su movilidad.

En presencia de prostatitis, los espermatozoides son menos vitales y, por tanto, la fecundación puede ser más difícil: muchos casos de esterilidad masculina dependen de esta patología que, si no se trata a tiempo, muestra una clara tendencia a hacerse crónica. Desde el punto de vista epidemiológico, la enfermedad afecta principalmente a los hombres de entre 30 y 50 años, con un pico de incidencia en torno a los 40 años.

Causas de la prostatitis

En la mayoría de los casos, la enfermedad está causada por bacterias que suelen proceder del intestino, con el que la glándula está en estrecho contacto.
Por eso, casi siempre los que sufren de prostatitis están también sujetos a trastornos intestinales, especialmente al estreñimiento. Los gérmenes que infectan las vías urinarias y la vejiga también participan en la génesis de la prostatitis, que puede ser consecuencia de una cistitis (infección de la vejiga) o de una uretritis (infección de los uréteres).

Los patógenos bacterianos se propagan por el torrente sanguíneo a partir del intestino o el riñón y luego colonizan la glándula prostática. Estos gérmenes también son responsables de todas las enfermedades de transmisión sexual y, por tanto, están vinculados a la vida sexual del paciente.

Otras causas de la enfermedad son la presencia de una contracción anormal del prepucio, la epididimitis, la presencia de un catéter, un traumatismo en la zona perineal o procedimientos urológicos (como la realización de una biopsia).

Síntomas de la prostatitis

Cuando están presentes, los síntomas de la prostatitis son evidentes e incluyen:

Fiebre alta acompañada de escalofríos;
sensación de grave malestar generalizado
Dolor en la zona pélvica;
Dolor de espalda;
necesidad urgente de orinar;
micción difícil y dolorosa;
presencia de sangre en la orina;
Flujo de orina reducido o maloliente;
relaciones sexuales dolorosas;
estreñimiento y dolor durante la defecación.

Este cuadro sintomático es bastante indicativo y puede orientar al médico hacia un diagnóstico definitivo, que es el requisito fundamental para establecer una terapia correcta.

Si no se trata a tiempo, la prostatitis puede volverse crónica o agravarse hasta provocar una bacteriemia que consiste en la distribución de bacterias en la sangre, con probables infecciones secundarias.
También es posible que se produzca un absceso prostático, que consiste en una acumulación localizada de material infectado (pus) en una zona de la glándula.

Cómo tratar la prostatitis

En el caso de la prostatitis bacteriana aguda, que es la forma más común, es necesario recurrir al uso de fármacos antibióticos, que pueden ser de amplio espectro si no se ha identificado el agente infeccioso (tratamiento de urgencia) o dirigidos al tipo específico de microorganismo.

Hay que tener siempre en cuenta que la próstata es poco sensible a la acción de los antibióticos, por lo que el tratamiento debe mantenerse durante algún tiempo (de 4 a 6 semanas) para eliminar con seguridad todo rastro de bacterias. La interrupción precoz del tratamiento puede aumentar a menudo el riesgo de recaída, con la reaparición de los síntomas incluso varios días después.

También es posible tomar relajantes musculares (alfabloqueantes), que actúan sobre los músculos lisos de la próstata y la vejiga para mantener la glándula en reposo y permitir su curación. Estos fármacos suelen combinarse con antibióticos, que son el tratamiento de elección. En cualquier caso, es necesario practicar un estilo de vida saludable, proporcionando una escrupulosa higiene íntima, bebiendo al menos 2 litros de agua al día y haciendo uso de complementos alimenticios específicos.

Prostatricum, un valioso aliado para la prostatitis

Especialmente formulado para combatir los síntomas de la prostatitis, Prostatricum es un complemento alimenticio compuesto únicamente por principios activos naturales y, por tanto, bien tolerado por el organismo.

Los ingredientes del producto son:

– Extracto de Ginko Biloba;

– Extracto de Saw Palmetto;

– Extracto de equinácea;

– de zinc.

Su uso ha demostrado ser especialmente útil tanto como terapia en caso de prostatitis en curso como en calidad de prevención válida. Si se toma junto con antibióticos, Prostatricum sinergiza su actividad, ayudando a su eficacia, mientras que si se utiliza en ausencia de síntomas, ofrece a la próstata una amplia protección.

Los beneficios derivados de este suplemento natural no se limitan a eliminar el dolor y el ardor de la glándula, sino que ayudan a mejorar la micción, a potenciar la erección, actuando también a nivel de la esfera psico-emocional.

El producto está disponible en el sitio web oficial, donde puede hacer un pedido en línea para recibir Prostatricum rápidamente y sin gastos adicionales directamente en su casa.

PROSTATRICUM

50% DE DESCUENTO PROMOCIONAL

Puede leer la reseña completa de Prostatricum haciendo clic aquí.

Deja una respuesta