¿Beber cerveza es malo para la próstata?

¿Beber cerveza es malo para la próstata?

A mucha gente le gusta la cerveza, especialmente en verano o en invierno, solo o con amigos. El mundo de la cerveza es muy variado, podemos tener rubia, roja, blanca, ámbar, filtrada, IPA, etc. y en general la cerveza si se bebe en cantidades modestas y sin exagerar es buena para nuestro organismo. Pero, ¿será lo mismo para los que sufren de prostatitis?

Qué es la próstata

La próstata es una formación glandular redonda que rodea la parte superior de la uretra, entrando en contacto tanto con la vejiga urinaria como con una parte del recto. Su función principal es producir líquido prostático, una secreción que proporciona alimento a los espermatozoides (producidos por las vesículas seminales) y así mejorar sus condiciones de supervivencia.

Por su posición anatómica, esta glándula exocrina es capaz de condicionar la micción, la eyaculación y la erección del órgano masculino, por lo que se considera un órgano sexual secundario.
Se trata de una estructura muy importante para la salud de los hombres que, a partir de los 50 años, suelen padecer trastornos relacionados con el agrandamiento de la glándula, denominado hipertrofia benigna de próstata (HBP).

En un adulto, pesa unos 20 gramos y tiene el aspecto de una castaña, con la base hacia arriba y el ápice hacia abajo y una composición histológica de tipo fibromuscular. Su funcionalidad está influenciada por la testosterona, que es una hormona masculina producida por los testículos.

Cuáles son los principales trastornos de la próstata

zonas de la próstataComo es sabido, los mayores de 50 años corren el riesgo de desarrollar una patología prostática que puede ser esencialmente de dos tipos, a saber

  • HBP (hipertrofia prostática benigna): se trata de un aumento del volumen del órgano causado por la hipertrofia de las células que, sin embargo, no presentan signos de malignidad;
  • adenocarcinoma: que consiste en una patología neoplásica que suele desarrollarse lentamente pero que es maligna.

La prostatitis, causada por la inflamación de las células de la próstata a causa de una bacteria, es un trastorno que puede afectar a individuos de cualquier edad y puede presentarse en forma aguda o crónica.

Para discriminar entre todas estas formas patológicas es necesario someterse a un examen urológico regular (al menos una vez al año) a partir de los 45 años y analizar el PSA, el antígeno prostático, de cuya concentración en la sangre es posible obtener algunos datos de interés clínico.

Nutrición y salud de la próstata

Según numerosos estudios científicos, existe una correlación entre el régimen nutricional y el bienestar de la próstata. De hecho, hay algunos alimentos que no se recomiendan porque son perjudiciales para la multiplicación de las células, un proceso biológico que está en la base del desarrollo de cualquier forma de tumor.

Un consumo excesivo de proteínas animales, presentes en la carne, el pescado, los embutidos, los huevos y los productos lácteos, puede contribuir a la aparición de la hipertrofia benigna de próstata (HBP). También se ha demostrado que las grasas, si se introducen en cantidades elevadas, son perjudiciales, ya que alteran el metabolismo digestivo, introduciendo toxinas endógenas en el torrente sanguíneo.

>LEE TAMBIÉN: Alimentación para la prostatitis: qué comer y qué no

En este sentido, las directrices más recientes coinciden en que la hipertrigliceridemia y la hipercolesterolemia son dos factores que predisponen a la aparición de la enfermedad de la próstata.
Un aspecto a tratar con extremo cuidado es el peso, ya que el sobrepeso y peor aún la tendencia a la obesidad son causas ciertas de una alteración metabólica del organismo, con afectación de la función prostática.

El alcohol etílico es una sustancia muy desaconsejada ya que, una vez introducido en el organismo, es atacado por levaduras específicas (Saccharomyces) que lo transforman en ácidos grasos que se acumulan en el tejido adiposo.

¿Por qué beber cerveza es malo para la próstata?

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, la cerveza, aunque no es una bebida espirituosa, sigue siendo mala para el organismo y en particular para la próstata porque sus células son capaces de absorberla con mucha facilidad.

El alcohol contenido en esta bebida se asimila con bastante rapidez y con la misma rapidez entra en el torrente sanguíneo, llegando a todos los órganos y alterando su funcionamiento normal. Teniendo en cuenta que la cerveza contiene una alta concentración de levaduras, su consumo habitual contribuye a la transformación de los azúcares en ácidos grasos, perjudiciales para la glándula.

Además, no hay que olvidar que la mayoría de las variedades de esta bebida se basan en el lúpulo, un compuesto que tiene un efecto irritante sobre las células glandulares. El lúpulo también puede tener un efecto beneficioso sobre la próstata, gracias a la presencia de xantohumol, una molécula con actividad antineoplásica. Sin embargo, para ser eficaz, este compuesto tendría que introducirse en cantidades masivas y, por tanto, provocaría los efectos adversos mencionados anteriormente.

La elaboración de la cerveza se basa en procesos de fermentación por parte de las levaduras, y la cerveza en particular, que tiene una graduación alcohólica de no más de 6 grados, les permite desarrollarse considerablemente. Son precisamente las levaduras las que permanecen implicadas en numerosos procesos proliferativos que, llegando al nivel de la glándula prostática, alteran su funcionalidad. Estos efectos, ya considerables en un órgano sano, se amplifican cuando hay prostatitis, una patología inflamatoria en la que las células son especialmente reactivas a las agresiones externas.

Por estas razones, es comprensible que un hombre que no está afectado por trastornos glandulares pueda beber ocasionalmente una cerveza, mientras que si su próstata está inflamada no puede consumir en absoluto esta bebida.

Por qué elegir Prostatricum

Prostatricum es un suplemento 100% natural que se utiliza como remedio terapéutico en presencia de trastornos de la glándula y como preventivo en la próstata sana.
De hecho, este remedio, además de ser ideal en casos de prostatitis, de la que es capaz de aliviar los síntomas muy rápidamente, también es perfecto para mantener la próstata en buen estado y evitar que enferme.

Ingredientes y composición

Prostatricum son unas cápsulas que se toman regularmente bebiendo un vaso de agua y gracias a sus propiedades, evidenciadas también por las numerosas reseñas positivas de los clientes que han probado su uso, se pueden mantener bajo control las molestias e inconvenientes que provoca la prostatitis. Prostatricum no es un medicamento y no hace milagros, sino simplemente un suplemento que debe integrarse con una dieta adecuada y un estilo de vida saludable. Si tiene problemas de prostatitis, debe consultar siempre a un médico.

Los componentes de una cápsula del producto son:

Extracto de Saw Palmetto: 160 miligramos;

Extracto de equinácea: 160 miligramos;

Extracto de Ginkgo biloba: 20 miligramos;

zinc: 5 miligramos;

licopeno: 2 miligramos.

Su mecanismo de acción está dirigido a eliminar los procesos inflamatorios típicos de los trastornos urológicos masculinos, como la prostatitis. Además, es capaz de hacer desaparecer los problemas relacionados con la disfunción eréctil, ayudando a mejorar la libido durante los actos sexuales.

Para obtener más información, vaya a la revisión completa de Prostatricum.

Precio y dónde comprar Prostatricum

Al ser un suplemento dietético completamente natural, Prostatricum no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios y, por lo tanto, puede tomarse con seguridad como complemento de otras terapias.
El producto está disponible sólo en la página web oficial, donde se puede pedir rellenando el formulario, y luego recibirlo en 48 horas en casa sin gastos de envío.

PROSTATRICUM SE ENCUENTRA
EN EL REGISTRO DE COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS
APROBADO POR EL MINISTERIO DE SANIDAD

PROSTATRICUM

Deja una respuesta