¿Afecta el consumo de alcohol al riesgo de cáncer de próstata?

¿Afecta el consumo de alcohol al riesgo de cáncer de próstata?

¿Qué es la glándula prostática?

La glándula prostática es un órgano perteneciente al aparato genital masculino, que se encuentra alrededor del conducto uretral, entre la vejiga urinaria y la última porción del recto.

Tiene una forma similar a la de una pequeña castaña, con la base hacia arriba y el ápice hacia abajo; tiene un peso de unos 20 gramos (en un hombre menor de 40 años) y unas dimensiones de unos 4 centímetros X 2,5 centímetros.

Su función es segregar líquido prostático, sustancia indispensable para nutrir y mantener vivos los espermatozoides, que a su vez son sintetizados por los testículos. Por lo tanto, el líquido espermático emitido durante la eyaculación está formado por una mezcla de líquido seminal y prostático.

LEE TAMBIÉN: La próstata qué es y dónde se encuentra

Cuáles son las principales enfermedades de la próstata

La próstata puede pasar por tres tipos de trastornos, que son:

La HBP (hipertrofia benigna de próstata) es un trastorno que consiste en el aumento progresivo del volumen de la glándula bajo la acción hormonal de la testosterona; es una enfermedad benigna que suele aparecer a partir de los 40 años y que puede ser fácilmente diagnosticada y tratada mediante la toma de medicamentos y complementos alimenticios.

La prostatitis, por su parte, es un trastorno inflamatorio que puede afectar a hombres de todas las edades. Se trata de un síndrome bacteriano o vírico que tiende a cronificarse si no se trata a tiempo y de forma adecuada.

El carcinoma de próstata o cáncer de próstata es una forma de tumor maligno que suele requerir una prostatectomía radical para extirpar la masa y que se presenta con mayor frecuencia en la edad avanzada.

Correlación entre el consumo de alcohol y la aparición de carcinoma de próstata

El problema de la influencia del alcohol en la salud de la glándula prostática se viene abordando desde hace tiempo, y en concreto recientemente se ha publicado una investigación científica en el Journal of Clinical Oncology que ha analizado algunos aspectos.

Según este estudio, parece ahora confirmado que la ingesta de vino tinto, que contiene altas concentraciones de resveratrol, funciona como un eficaz escudo protector contra el cáncer de próstata.

Antes de esta publicación, sólo se conocía el hecho de que no existe una correlación entre el consumo de bebidas alcohólicas y las manifestaciones oncogénicas de la neoplasia glandular. Según la Sociedad Americana del Cáncer, el alcohol no puede considerarse un factor de riesgo para la aparición del cáncer de próstata.

La Fundación del Cáncer de Próstata también confirma estos datos, destacando cómo los consumidores habituales de bebidas alcohólicas no son más propensos a la aparición de formas neoplásicas a la glándula. Por otro lado, una investigación de 2018 ha demostrado que los individuos que consumen alcohol a partir de la adolescencia pueden ser más vulnerables al cáncer de próstata, quizás por una alteración juvenil de algunos factores de protección hacia los oncogenes.

No obstante, estos resultados deben analizarse con cierta discriminación, ya que las personas entrevistadas eran también grandes fumadores (así como bebedores) y, por tanto, el carcinoma podría haberse producido como consecuencia de los efectos negativos del tabaco. En efecto, esta forma neoplásica está condicionada con certeza por el impacto del tabaquismo, mientras que aún no está definitivamente vinculada al consumo de bebidas alcohólicas.

LEE TAMBIÉN: ¿Beber cerveza es malo para la próstata?

Perspectivas del estudio sobre la relación entre el alcohol y el cáncer de próstata

De todas estas investigaciones se desprende la necesidad de seguir investigando sobre la relación entre el consumo de alcohol y el cáncer de próstata, lo que también se confirma por el hecho de que hasta ahora todas las estadísticas se han derivado del testimonio espontáneo de los sujetos.

Los investigadores de la Facultad de Medicina de Hervard y de la Universidad de California se han centrado en otro aspecto del problema, a saber, la relación entre el consumo de alcohol y el tipo de carcinoma (metastásico o no metastásico) asociado.

Tras el seguimiento de 5182 pacientes que consumieron alcohol en forma de vino tinto, vino blanco y cerveza, los investigadores descubrieron que el tipo de carcinoma desarrollado casi nunca era metastásico. Los autores de la investigación descubrieron que los bebedores tienen un riesgo ligeramente menor de desarrollar un cáncer de próstata letal que los abstemios.

En personas que ya estaban enfermas, la investigación confirmó que el consumo de bebidas alcohólicas, en cantidades de entre 15 y 30 gramos al día, puede estar asociado a un menor riesgo de morir por la neoplasia. En particular, el resveratrol contenido en el vino tinto se ha confirmado como el compuesto más eficaz tanto para fines preventivos como terapéuticos. Obviamente, sin embargo, no hay que exagerar en las cantidades: la clásica copa de vino tinto durante las comidas está bien sobre no. Incluso el consumo de alcohol fuera de las comidas con el estómago vacío no está indicado. Como en todas las cosas, la clave es la moderación.

Basándose en pruebas similares, se ha demostrado que la ingesta de una cantidad moderada de alcohol, cuantificable en 3-6 vasos a la semana, es indudablemente beneficiosa para quienes padecen cáncer de próstata.
Aunque beber con moderación puede ser ventajoso, siempre hay que consultar al médico (o mejor aún al oncólogo) para asegurarse de que el alcohol no interactúa con los fármacos que se toman, alterando su eficacia y, por tanto, perjudicando el tratamiento.

PRODUCTO RECOMENDADO ENTRE LOS MÁS VENDIDOS EN EL MUNDO
PARA EL TRATAMIENTO DE LA PROSTATITIS

Revisión del suplemento Prostatricum (haga clic aquí)

PROSTATRICUM

“PROSTATRICUM”
ESTÁ EN EL REGISTRO DE SUPLEMENTOS
APROBADO POR EL MINISTERIO DE SANIDAD

Deja una respuesta